ENVÍO GRATIS DESDE 49€ (Sólo península)

ENVIAMOS A TODA EUROPA, EEUU, CANADÁ, SUDAMÉRICA

Como cuidar el cutis graso

La grasa o sebo es buena para la piel ya que la lubrica, suaviza y protege de los agentes externos, pero la sobreproducción de ésta puede conllevar brillos y una alta acumulación de impurezas. Esto también puede afectar al color de la piel haciendo parecer ésta en un tono un poco arenoso (debido a una disminución de la circulación sanguínea en la piel), así como a la textura la cual puede tener apariencia desigual con poros grandes y abiertos, provocando la aparición frecuente de acné e imperfecciones.

productos naturales para la piel

¿Qué causa la piel grasa? Causas comunes

Las pieles grasas son el resultado de los cambios hormonales, siendo más común en la adolescencia, pero también se produce en la edad adulta. La producción de sebo está regulada, entre otras cosas, por hormonas (estrógeno y testosterona). Por tanto, los cambios hormonales durante la pubertad, el embarazo y la menstruación pueden provocar acné.

El estrés puede también provocar aumento de grasa en la piel y aparición de acné. El estrés afecta a las hormonas, el tracto gastrointestinal y puede aumentar la formación de radicales libres, lo que contribuye a la formación de espinillas.

La sudoración excesiva provoca que la piel tenga una mayor acumulación de impurezas facilitando la aparición de espinillas.

Puede también deberse a una predisposición genética o que simplemente se estén empleando los productos incorrectos para el cuidado de ésta.

Por eso, es importante elegir el cuidado de la piel adecuado, no empleando demasiados productos provocando una saturación, o productos demasiado fuertes que puedan dañar ésta. Para lo cual recomendamos tratamientos que equilibren la piel y minimicen las impurezas.

Tratamientos naturales para los rostros con piel grasa

Trate de realizar una rutina de cuidado ya que los tratamientos dan efecto óptimo cuando se usan de forma asidua.

Limpiar y purificar la piel por la mañana y por la noche.

Una buena limpieza de la piel ayudará a un mejor efecto de las cremas o serums.  Las espumas o geles de limpieza son productos que combinan bien y pueden ser empleados para el cuidado de la piel grasa. Se recomiendo terminar la rutina de limpieza con un tonificador facial, ya que éste elimina los residuos restantes.

Para el lavado, use geles que contengan ácido salicílico. Existe una gran selección de diferentes productos en el mercado, la condición principal es que el producto no seque la piel. Nunca utilice agua caliente para el lavado y limpieza de la piel, ya que ésta podría irritarse y producir más grasa como respuesta a la agresión. La temperatura ambiente del agua tiene un efecto beneficioso en todo tipo de pieles, incluidas las grasas.

Exfoliar la piel.

Exfoliar la piel con peelings debe ser un paso primordial para el cuidado, siempre y cuando no existan agresiones o irritaciones fuertes ni erupciones purulentas. La frecuencia de la aplicación dependerá de las preferencias y necesidades personales.

Usar un exfoliante facial de 1 a 3 veces por semana, ayudará a eliminar las células muertas de la piel que no se desprenden fácilmente de la piel grasa, ya que una gran cantidad de sebo las retiene. La acumulación de células cutáneas muertas puede hacer que el entorno de la piel sea más favorable de padecer acné.

Se puede preparar un exfoliante casero de forma fácil mezclando el jugo de limón con un par de cucharaditas de azúcar, y aplicar esta mezcla masajeando con la ayuda de un algodón o disco de algodón. Es importante tener en cuenta que el jugo de limón puede producir blanqueamiento de la piel, por lo que es importante el emplear un tonificador facial tras su uso para disminuir este efecto.

También podemos preparar un peeling suave con agradable aroma mezclando pepino y miel. Siendo éste apto para usarse todos los días.

Humedecer y vaporizar la piel.

No debe temerse a la humedad para el cuidado de la piel grasa, ya que ésta necesita hidratación. Pero se deben evitar cremas y productos con aceites, ya que éstos contribuirían a la acumulación de grasa sobre la superficie de la piel teniendo un efecto contrario al deseado. En caso de tener ligeros brillos en la piel a lo largo del día, se puede utilizar una crema de día con ingredientes de efecto matificante. La crema de noche debería contener mayor hidratación que la crema de día.

Después de una limpieza y peeling, se recomienda utilizar una crema hidratante ligera con efecto nutritivo a base de agua. También se puede optar por el remedio casero de emplear tónica para aportar un efecto humectante y oxigenante a la piel limpia.

Use mascarilla facial 1-2 veces a la semana.

Aplicando éstas directamente sobre las espinillas o impurezas, contrarrestarán el crecimiento de la bacteria del acné y ayudarán al secado más rápido de las espinillas. La piel es más receptiva por la noche, por lo que se recomienda aplicar la mascarilla antes de dormir o en las horas de menor actividad.

Es importante tener en cuenta que el uso de productos de maquillaje que no se adapten a la piel grasa puede arruinar una buena rutina de cuidado de la piel y desequilibrarla.

Antes de aplicar mascarillas, es recomendable colocar unos segundos una toalla tibia sobre la cara para vaporizar la piel, o bien aplicar inmediatamente después de la ducha.


Mascarillas Caseras para la cutis graso

Existen varios remedios de mascarillas caseras que podemos elaborar de forma rápida y sencilla en la comodidad de nuestro hogar con ingredientes cotidianos.

  • MASCARILLA DE PLÁTANO: Mezclando 1 plátano, 2 cucharaditas de miel y unas gotas de zumo de limón o naranja.
  • MASCARILLA DE FRESA: Se bate ½ taza de fresas (maduras) y ¼ de harina (de maicena o avena) o avena molida
  • MASCARILLA DE PEPINO: Se licuan o mezclan con un procesador ½ pepino (sin pelar), 2 cucharadas de harina (de avena) o avena molida, 1 cucharada de miel y 2 cucharaditas de zumo de cítrico (naranja o limón).
  • MASCARILLA DE CÚRCUMA, YOGUR Y CÍTRICO: Mezclando 1 cucharadita de cúrcuma, 2 cucharadas de yogur natural (sin azúcar) y 3 cucharaditas de zumo de cítrico (naranja o limón).
  • MASCARILLA DE CÚRCUMA, HARINA Y CÍTRICO: Mezclando 1 cucharadita de cúrcuma, 3 cucharadas de harina (de avena) y unas gotas de zumo de cítrico (naranja o limón).
  • MASCARILLA DE TIERRA DE BATÁN: Mezclando una taza pequeña de arcilla (de tierra de batán) y 2 cucharadas de agua de rosas.
  • MASCARILLA DE ALOE VERA: Mezclando la pulpa de hoja de Aloe Vera, 1 cucharada de azúcar y una cucharadita de zumo de limón. 

Suplementos nutricionales para mejorar la piel grasa´

Una dieta sana y equilibrada es importante para el desarrollo y correcto mantenimiento de la piel. Los problemas específicos de la dermis o problemas dietéticos que influyan en ésta pueden disminuir gracias al uso de suplementos nutricionales y vitaminas.

Un mayor consumo de alimentos que contienen ácido linoleico supone un gran beneficio para el estado de la piel. El ácido linoleico, similar al ácido graso omega-6, es un ácido graso esencial que el cuerpo no puede producir por sí mismo y que se convierte de los alimentos después de la ingestión de éstos. No debe confundirse con las grasas animales y los carbohidratos, ya que estos tienen un impacto negativo en el proceso de secreción de grasa de la piel.

El ácido linoleico se encuentra presente en el aceite de soja, aceite de colza, vegetales de hojas verde oscuro y en los frutos secos.

El cuerpo también puede convertir el ácido linoleico en EPA y DHA (otros ácidos grasos), que se obtienen principalmente del pescado y del aceite de pescado. Por lo tanto, el pescado también puede ser una buena fuente de éste.

La vitamina A es importante para una piel sana debido a que tiene un efecto bactericida. Junto con el zinc son esenciales para el cuidado de las pieles grasas y con acné, como también los es el omega 3, 6 y 9 y los antioxidantes.

La vitamina C tiene varias funciones biológicas en la piel, siendo las más importantes el que participa en la producción de tejido conectivo (colágeno), el proceso de regeneración y la cicatrización de heridas.

Las fuentes más comunes de frutas y verduras con vitamina C son el zumo de cítricos (naranja, limón, lima, mandarina, pomelo), los pimientos rojos y verdes, el kiwi, el brócoli, las fresas, el melón y los tomates.

También encontramos contenido de vitamina C en los frutos secos: Almendras, Anacardos. Avellanas, Castañas, Cacahuetes, Nueces de Macadamia, Nueces, Piñones y Pipas de girasol.

Incorporar especias en nuestra alimentación como el romero, el jengibre, la albahaca, el tomillo y el orégano ayudarán a nuestra piel gracias a sus efectos antioxidante y antiinflamatorio.

Comer de manera saludable siguiendo una dieta equilibrada y libre de acumulación de grasas animales, contribuirá de gran manera a reducir los signos y efectos del exceso de grasa en la piel.

Consejos

No resecar la piel: Puede parecer lógico secar la piel si está grasa, pero puede tener el efecto contrario al deseado. Esto puede conducir a una mayor producción de sebo, lo que a su vez puede provocar una piel más irritada y grasa. La humedad es igual de importante, sin importar el tipo de piel que tengas. Elige productos que equilibren la producción de grasa y que estén especialmente desarrollados para pieles grasas.

Limpiar bien la piel: Limpiar la cara a diario es importante para un buen funcionamiento de la piel, y más aún si se emplea maquillaje es importante desmaquillarse bien. Esto debe hacerse tanto por la mañana como por la noche. Al limpiar la piel, eliminaremos los restos de maquillaje, el sudor, las células muertas de la piel y los contaminantes externos. Esto es especialmente importante para la piel grasa, ya que este tipo de piel tiene una mayor tendencia a desarrollar impurezas.

No tomar demasiado sol: Exponer la piel durante largo tiempo al sol provoca una elevada deshidratación de ésta, y en el caso de la piel grasa la deshidratación es mayor debido a que la piel producirá mayor grasa como medio de protección consumiendo el agua de ésta y taponando los poros con impurezas lo cual provocará la aparición de acné y espinillas.

Se recomienda aplicar un protector solar con rápida absorción y textura seca que aporte hidratación a la piel.

 Alimentos que favorecen la piel grasa

Existen algunos alimentos que provocan una mayor producción de grasa en la piel y los cuales deben evitarse con el fin de mantener la piel sana:

  • Las carnes rojas (pato, cerdo y cordero) especialmente de zonas grasas.
  • Los condimentos o platos picantes, especialmente para evitar inflamación de la piel por sudoración excesiva.
  • El exceso de sal para evitar la retención de líquidos y falta de hidratación.
  • La bollería y productos elaborados con harinas refinadas optando por harinas integrales.
  • Las mantequillas o fritos, eligiendo mejor consumir aceite de oliva virgen en crudo.
  • El azúcar, el cual deberemos sustituir por estevia o sirope de agave.
  • Los embutidos y carnes procesadas por su alto contenido en sal.
  • Los productos lácteos enteros con gran cantidad de grasas, pudiendo optar por desnatados o probióticos.
  • El alcohol, debido a que éste provoca deshidratación en el cuerpo, inflamación y poros obstruidos.

En definitiva, un buen cuidado y mantenimiento de nuestra piel, su limpieza, cuidados e hidratación, junto a una dieta sana y equilibrada basada en productos naturales, no refinados ni procesados optando por vitaminas y frutas y verduras ricas en antioxidantes y antiinflamatorios; nos ayudarán a mantener la piel limpia de impurezas y con una producción normal de grasa.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Lista de espera Envíanos tu email y te avisaremos cuando tengamos en stock. Muchas gracias!.
Ir arriba

Suscríbete al Boletín y consigue un 5% de descuento